EL COMPAÑERO CUANDO SOMOS FEMINISTAS

Ta mala la cosa. Las cabras, las mujeres, las feministas estamos enojadas. Que el acoso, que el violador, que los jueces, que los famosos acosando, que los otros famosos defendiendo, que nuestros amigos siendo niños a quienes hay que explicarles, que no tenemos por qué enseñar a no acosar porque es sentido común, que el sueldo de las mujeres es más bajo, que después de la pega la mujer llega a ver labores domésticas en cantidad desigual a su pareja masculina, que la Copa América femenina esos “fanáticos de fútbol” no la vieron, que aparecemos poco en los libros de historia, que salimos estereotipadas en la tv.  Nos terminan cayendo mal los hombres. Y ahí volvemos a nuestras contradicciones si somos héteros:  al que me gusta, a mi pareja, a mis amigos y hermanos, a mi familia… ¿cuánto le exijo a los hombres de mi vida? Bajamos la escala como cuando se baja la escala de notas en el colegio porque a todo el curso le va mal “bueno no tiene que entender de feminismo, no me pega, no me engaña, nunca ha abusado de alguien” ¿Y qué mas? ¿esa pareja que te respeta cuida a su hijo exactamente el mismo tiempo que tú le dedicas a la maternidad? ¿Cómo es su gusto por el cuerpo femenino? ¿le gustan las mujeres con parámetros físicos que él no cumple, depilación y proporción de peso por ejemplo? Y en su pega o con sus amigos ¿utiliza ese espacio para detener comentarios o acciones machistas? ¿tiene un proyecto y sólo participan hombres profesionales o integra en igual cantidad a mujeres? ¿Sólo estamos esperando que los hombres de nuestras vidas no sean golpeadores o violadores? ¿eso es un hombre neutro o hasta declarado feminista?
Me intriga saber qué hacer con el enojo que tenemos con la sociedad al abrir los ojos y darnos cuenta que nosotras, la mitad de la población del planeta tenemos menos derechos, autonomía, uso del espacio publico, visibilidad y toma de decisiones en el mundo sólo por tener vagina. Qué pasa con ese tinder medio hueón con el tema pero filo, es guapo me lo quiero tirar ¿Qué pasa cuando tu hermano es acusado de acoso? ¿Qué pasa cuando tu pololo trata de maracas “bromeando” a otras mujeres o cuando te llama a cada rato en tu día libre de maternidad porque la guagua se pone a llorar? ¿Qué hacemos cuando nos gusta un hueón que sólo observa la cagada que estamos dejando tomandonos todo y denunciando casos y no opina o si lo hace es para decir que hay que tener pruebas, que esto parece una cacería de bruja?

Mi última pareja estable, seria, es alguien que trata de fijarse en sus propios machismos para cambiarlos – esto es deconstruirse-  y de hecho le paraba los carros a machitos en carretes, pero igual no más teníamos una relación de posesión, celos, inseguridad traspasado a la otra persona, igual no más no tenía ningún libro de autora en su estante lleno de novelas, igual no más no se cuestionaba esas cosas. ¿Cuál es el límite entonces para nosotras como feministas heteros? ¿Es posible amar al “enemigo” sin tener esa ambivalencia feminista de “puta este hueón que no cacha”?

Aquí me pongo más incómoda porque ¿qué hacemos con ese amigo que queremos porque ha estado en momentos importantes de nuestra vida y que es denunciado por violación? En mi caso sólo sigo lo que me dice mi guata, mi corazón y trato de no usar tanto la razón, así que dejé de juntarme con uno muy querido, de mis mejores amigos, que conoce a mi familia, que me ayudó a cuidar a mi mamá enferma, postrada porque me di cuenta que esas veces que dormía en su casa mi incomodidad tenía nombre y se llama acoso. Y digo que escucho lo que me dice mi guata porque desde esa vez que me sentí incómoda en ciertos contextos con él, pero al no ponerle nombre a la situación creí que eran rollos míos. Rollos que por cierto hicieron que nunca más me quedara a dormir con él, inventando excusas.

Y si no me ocurría a mi? y si ese gran amigo era acusado por otra mujer que no conozco? cómo lo enfrento? lo saco de mi vida o sólo de nuestros proyectos profesionales en conjunto? puedo entender que desde su machismo – el que todos tenemos en medidas distintas- no sabía que era acoso o abuso porque lo tenía muy naturalizado y que con esta funa aprendió? Y el derecho que él tiene a aprender y cambiar v/s la justicia que merece la víctima? De nuevo, otra encrucijada entre lo que sabemos que es lo correcto de hacer y lo que sentimos por esa persona.

Ahora de grandes ¿qué se hace con ese tío querido que no puede salir del chiste sexual machista? se le para el carro? es un caso perdido? si es un caso perdido entonces da lo mismo que salgan famosos de 70 años denunciados porque son casos perdidos también? y tu tío el de esos chistes será un viejo verde, te atreves a indagar? para qué?

Yo aún no lo tengo resuelto todo, me tropiezo con mis propios pensamientos que muchas veces van contra lo que siento. Sólo sé que cuando conozco a alguien y le tengo que explicar que el feminismo NO es el machismo al revés se me seca la gina porque no puede partir tan de cero una discusión en pleno 2018. Como feminista, es un paso complicado tener que tomar este tipo de decisiones. Gente que uno quiere denunciada. Gente que admiras. Gente que te da trabajo. Y sabes que lo correcto es salir de ahí pero tu experiencia personal y sensible es distinta con ese individuo acusado. Yo le creo a todas las mujeres que denuncian, por supuesto. Lo que no creo, es que sea fácil desprenderse, vivir el duelo de saber que esa persona bacán está acusada, ir contra la corriente y quererlo y ayudarlo a cambiar o a escuchar su llanto porque se le acabó la fiesta. No es fácil tampoco enamorarse sin enojarse por mini actitudes machistas del compañero que elegimos como pareja, y no queremos ser madres de ellos para andar enseñando. Escribo esto porque los humanos no somos unidimensionales, lineales y resueltos y a las compañeras feministas, sé que muchas bajan “la escala de notas” con hombres porque filo, no se le puede pedir tanto, resignadas. Sé que otras sufren complicadas porque son militantes y acusaron a alguien querido y en esas capas de contradicciones se une la única verdad: Sé lo que debería hacer, pero duele más que la chucha.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s