TONTO HUEÓN

Me despierto antes que él. Voy al baño. Tiro confort en el W.C para que el pichí no suene tan fuerte, como lo hacía en el baño del colegio cuando andaba con indigestión en el recreo. Me limpio y lavo las manos. Pongo una bolita de pasta de diente en mi boca y con el dedo “cepillo” y saco el tufo mañanero. Me arreglo el pelo y con aguita saco el maquillaje corrido. Vuelvo a la cama, sigue durmiendo. Me acuesto al lado suavemente dándole la espalda. Muevo el potito contra su cuerpo, me acerco más. Ya po despierta, anémico de miechica, pienso. Unos besitos en la nariz le doy. Está raja y se da vuelta. Me pongo a revisar el celular pero se le acaba la batería. Me volteo también y aprieto mis pechos contra su espalda. Se tira un peo. Me seco.
Me pongo ropa, lentamente para dar chance a que despierte. Voy en el zapato, me falta la chaqueta y estoy lista. Ya po hueón. No pasa nada. Me voy. Paso a comprar un jugo de naranja a un carrito peruano y tomo un colectivo. Llego a casa, hay porotos con rienda de almuerzo, está el día como pa’ legumbres dice mi tía. Me llega un mensaje a las 4 de la tarde. Solte ¡¿por qué te fuiste?!
Tsssss a la horita. Tonto hueón.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s