LOS DELINCUENTES

Esa mañana, en una comuna sin problemas hubo un cuico ebrio en un servicentro
robando energéticas y snickers para
sobrevivir al bajón.
Mientras tanto, por la tarde el guardia del Acuenta se llevaba entre tirones y patadas a la señora que escondió en la guata y el sostén el desodorante y el queso crema que no le corresponde por su clase social. La meten al calabozo. Me alegro, pues cómo se atreve a robarle a la empresa, vieja sinvergüenza… que trabaje a sus 78 años si quiere un cepillo de dientes bueno, o el derecho a un vinito, a recrearse o a comer frutas por las tardes. Que se las arregle almorzando fideos todos los días, y que sea con una sonrisa de oreja a oreja, vieja resentía y arribista. Menos mal, el honrado guardia la detuvo, alguien tiene que parar la delincuencia, alguien tiene que entender que si robas a una empresa está mal. Alguien tiene que defender el patrimonio de las empresas coludidas y asegurar la decencia cuando se trate de la obediencia de las clases pobres.

Al cuico del servicentro lo hicieron pedir perdón con los papás. A la vieja se la llevaron presa como un criminal.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s