LA SOLEDAD

Estoy adicta a estar sola. No sé si es una etapa o estoy demasiado obsesionada con lo que estoy escribiendo. No sé si está bien o debería salir a aprovechar el sol. Tengo demasiadas ganas de hacer cosas, tengo demasiadas ideas que anoto, le doy vueltas y cuando salgo, generalmente es por reuniones de proyectos-no-pagados-pero-que-me-interesan. Así se me pasan los días, encerrada viendo series, películas, leyendo y pensando. No me siento depresiva, aunque a veces pareciera, porque no me baño. A veces los carretes me parecen más un momento para sacar ideas de lo que escucho que una instancia social. Antes llegaba con un radar y si no pinchaba con alguien sentía que el carrete había fracasado. Ahora me interesa más sentarme a conversar, generalmente con mujeres y generalmente terminamos curás hablando del patriarcao. No quiero tinderear, no quiero tirar. Me da paja levantarme o arreglarme para salir a cazar. Cuando edito las fotos de las sesiones que hago o avanzo en mi nuevo libro, serie o stand up, el lograr un resultado que me gusta, me provoca un placer parecido al de conocer alguien nuevo que te encanta.
Siempre sentí que cuando no tenía tensión amorosa con alguien la vida era mas fome y para mi que soy adicta al drama no sólo era fome sino que me validaba de parecerle interesante a un tipo. Apenas me fijaba si el mino con el que me había metido me gustaba, era más importante estar atenti si me llamaba luego de la citacachita o no. Ahora quiero estar ensimismada todo el día, tomando apuntes de las cosas que me gustan y prefiero la noche al día porque me siento menos autopresionada a levantarme y “tener vida”.
Será la edad, no sé, o quizás las terapias que me hicieron efecto. El psicólogo en la segunda sesión me dijo que soy adicta al enamoramiento, que es una droga, que con eso evado, me valido y emociono, pero ahora parece que como juguetito nuevo, me enamoré de mi y de lo que me gusta hacer y no lo quiero soltar. Antes me ahueonaba y si estaba saliendo con alguien, dejaba lo que hacía por ir a verlo si es que me escribía de aburrido “oye pu, ¿y xq no venís a quedarte?”. Pa’ qué decir si no me hablaba en un día… sicopateo en redes sociales toda la jornada.
Ahora no. Me faltan horas del día para alcanzar a hacer todo lo que quiero conmigo 🙂 y heavy que como soy yo la que no pesca, la que desaparece, la que le da lo mismo si la llaman después, genero esa obsesión por atrapar, por la consistencia, por la incertudumbre de si acaso voy a estar disponible mañana.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s