LA CUSTIÓN

Un día en el colegio fui al baño entremedio de una clase. Me bajé el pantalón, vi la ropa interior y mi sorpresa fue grande al ver que… “ME CAGUÉ CTM”, tenía el calzón negro con caca. CACA ¡Qué enfermedad tendré que no sentí cuando salió todo! Me limpié y puse papel higiénico en la ropa interior por si me cagaba de nuevo. Siempre lo malo me pasaba a mi… ya había sido suficiente humillación ir disfrazada al colegio un día que no correspondía, pero ahora era peor… iba a ser para siempre la niña caca. Estaba en un escalafón social más bajo que el compañero meado o la compañera que le robó el reloj al profe de matemáticas. Incluso más bajo que el profe de religión de reemplazo a quien arrebatamos el libro de clases para ponernos puros sietes.
Estuve todo el día con el polerón de buzo amarrado a la cintura.
Al llegar a la casa, mi hermana me pilló escondida en el baño limpiando la zonafecal y me dijo “JAJAJAAJA ¡te llegó la regla!”. ¿Cómo iba a ser la regla? ¿Por qué mi regla era la mas fea de la casa? ¿No era roja la cuestión?
Me tranquilicé y agradecí que por fin me llegara… estaba urgida porque ya lo tenían todas mis amigas y yo probaba toallas higiénicas escondida para ensayar el sagrado día desde los 8 años.
La tía Maritza que tenía almacén en la casa, le contó a todo el barrio que me había llegado “la custión” y llamaron unas tías del sur para felicitarme. Y así ocurrió que mi menarquía fue un cumpleaños donde llegaron puros invitados… que nunca invité.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s