AMOR DEL BUENO

Comiencen pensando en una gran amiga, tenganla en mente para el resto del texto, una amiga especial, esa amiga que es como tu prima y va a tu casa aunque no estés, esa a la que llamas desde el w.c. o apenas te despiertas luego de una noche del terror. ¿La tienen en mente?
Sigamos pensando en ella. Es tu gran amiga, pero tienes otras amigas y ella tiene a otras, sin embargo eso no importa. A veces ella está muy ocupada con la universidad o el trabajo, o se fue a la playa con otras amistades o familia así que no necesariamente hablan todos los días… pero es tu gran amiga y la amas. Tú también has estado ocupada, ella entiende, quizás te envió un emoji enojado que te dio risa y le respondes “hueona veamonos la próxima semana porque estoy hasta el picoooo”. Y sigue siendo tu gran amiga.

Ahora piensen en la persona que les gusta, piensen en su pareja estable o en ese tal por cual que no saben si quiere algo serio o no. Ahí parece que ya no es tan normal que no te hable en dos días, ¿cierto? ufff, parece que el emoji que le mandas si no te ha hablado va acompañado de ansiedad, y unos “feoculiao” interminables en tu mente. Parece que sus amigas si son bonitas se convierten en amenaza muchas veces en vez de amigas nuevas para ti. Parece que no hay que compartirlo y no ser el centro de su universo significa poco amor.
No existe el amor del bueno, porque no existe el amor malo, es como decir que existe la felicidad buena y la mala, pero sabemos que la mala no es felicidad, sino tristeza, sentimiento de desamparo. Nada de ese sufrimiento palpico que tenemos luego de una ruptura amorosa de relaciòn larga o corta es amor, porque el amor no duele, pero sufrir por uno mismo sí… duele sentirse sola/o, te baja la autoestima no ser la elegida, te da miedo estar solo, porque a veces no tienes esperanza de volver a encontrar otro compañero o compañera y comienza la sensación de vacío. Cuando tu mejor amiga cambie y naturalmente se vayan distanciando aparecerà otra compinche y te dio nostalgia pero no te destruiste. Entonces el sufrimiento tras la ruptura amorosa parece que no es amor. Te inmoviliza y cambia la percepción sobre ti misma. Nos han mentido todo este tiempo, eso de “locura de amor, la mató por amor” nos ha hecho daño. Sospecho que si tuvieramos asociado el amor de pareja a algo libre y de goce como el amor hacia los amigos o familia, no lo confundiríamos con ego, posesión y vulnerabilidad.
Escribo esto porque no soy resuelta, trato de practicarlo pero los años de aprendizaje del amor romántico son más largos que mi feminismo, sin embargo este tema hoy me hizo especial ruido porque en la micro una pareja iba peleando y cuando ella se bajó, él alcanzó a gritarle que no podía estar sin ella.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s