RATERA

Comencé en la universidad. Una vez una compañera cuica se iba a ir a quedar a mi casa para hacer un trabajo y entonces pasamos al supermercado para comprar comida. Ahí se puso a reclamar lo caro de los cepillos de dientes y se negó a comprarlo, lo dejó ahi tirado y llevamos pan, palta y huevo. Luego, en mi casa y a la hora del pico cuando nos ibamos a dormir, sacó de su manga el cepillo de dientes que se supone no iba a llevar ¡Qué chucha Rocío! le dije señoril casi cerrándome el chaleco enojada. Es que estaban caros po y necesitaba uno, dijo como si nada. En mi mente el concepto robo era como el de la pasta base, en el de la Rocío, era lo justo por algo que era caro pero que necesitaba. Luego conocí al Chiloé, un seudopololi que tuve y que robaba cosas que necesitaba y cosas ricas también. Ahí me volví loca. Robando en el súper podía comer todo aquello que eran lujos en mi casa, porque eramos de esa clase media que sobrevive a punta de valores y moralina para no sentirse miserable. Pero a mi me importaba un pico eso. Sentía que merecía quesos ricos, que también merecía usar shampoo bueno y no esos sachet de 3 litros. Con el robo podía elegir lo que de verdad quería consumir, no lo que me alcanzaba no más. Podía tener ropa la raja y no la que dejaba de usar mi hermana. Con Chiloé comíamos la zorra. Ibamos vestidos elegantes para salir a robar al Unimarc, así nadie sospechaba de nosotros. Después subí de nivel y entraba yo sola porque tengo cara de buena y el Chiloé era feo y se vestía como el hoyo, así que siempre estaba en la mira. Y después todo se me fue de las manos: Podía hacer regalos bonitos para navidad, para cumpleaños, llegar con copete a los carretes, una vez hasta me hice la mochilera y salí con esas mochilas grandes, zapatillas y entré a un Homecenter y me llevé una carpa, en la mano, como si viniera con ella. Pagué sólo un arroz y un poroto negro wasil, por respeto. Otra vez tuve un matrimonio y me pelé un vestido de ochenta lucas, y para aprovechar lo caro, se lo he prestado como a 7 amigas. Todas tenemos fotos con el vestido robado <3. A veces la tía Maritza me preguntaba de dónde sacaba plata para comprarme tanta ropa y yo les decía que hacía trueques por internet, otras veces llegaba hasta con la alarma y me las ingeniaba escondida para sacarla. Una vez me pillaron y me sentí delincuente. Anotaron mi nombre y rut me dejaron salir porque me vieron pequeña y frágil (aprendí perfectamente poner esa cara), cuando salí del retail, me puse a llorar, me sentí al nivel de los hueones que salen en Informe Especial, me pasé rollos que saldría en algún programa, que me reconocerían por la mochila, por las calzas fucsia con galaxias. El llanto se me espantó cuando afuera del Ripley unos comerciantes ambulantes vendían perfumes gritando “nada pirateao, todo robao, todo robao”, dando garantía de su calidad. Te amo Chile. Siempre le he robado a las empresas grandes, jamás a personas ni comercio independiente y esa hueá me calienta más, es como que siento que les devuelvo el pico en el ojo que me metieron desde chica, como si devolviera las chauchas juntadas entre mi mamá y mi tía para comprarme los zapatos del colegio, porque trabajaban pero no alcanzaba simplemente. Después pienso en los niños chinos que hacen las hueás que me robo, pero se me pasa cuando recuerdo que los dueños de corporaciones son multimillonarios y no están ni ahí con pagarles decente a nadie de la cadena productiva, desde el pequeño Ching Ohng, a la reponedora de falabella. Y más robo, y más cosas tengo que no necesito. Yo soy adicta al enamoramiento y a salir de una tienda sin que suene la alarma. Mi lema de vida es …puta que es rico llevarse paltas del súper…sobretodo cuando el guardia no te pilla.

3 Comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s