LA FEMINIDAD SILENCIADA

Antes odiaba tener la regla, porque me dolía, porque me manchaba, porque no podía hacer todo tan eficiente esos días. Ahora creo que la culpa es del sistema. Las mujeres ingresamos tarde a un mundo laboral y público inventado por hombres, adecuándonos a sus tiempos y a sus espacios, así nuestra feminidad se ve ocultada para rendir a un ritmo masculino que no considera nuestras propias necesidades y en el que no podemos flaquear porque hay que demostrar que también somos igual de productivas. (Y es un orgullo cuando te postergas y lo logras).

Una nadadora china que sacó bronce en estas olimpiadas dijo que no rindió tanto porque andaba con la regla. La prensa enloqueció, recién se les ocurrió que el cuerpo femenino tiene otras prioridades unos 4 días todos los meses. Imagínense eso pero compitiendo con hombres y mujeres, siempre. Parece que empastillarse para seguir productiva y no “victimizarse” es una solución.
A mi lo que me molesta de la regla no es que me duela, al contrario, lo que me molesta es tener que estar frente al computador en una oficina cuando me duele. Me molesta ir al baño y que no hayan bidets para lavarse esos días, y que tal como hay papel higiénico y jabón (universal a ambos sexos) no hayan toallitas higiénicas considerando una necesidad de nosotras. Me molesta que nada se adecue a nuestro cuerpo, sino que tengamos en el silencio y privacidad – como siempre – que hacer como si nada de esto sucediera en pos de rendir.
Sin duda me siento menos femenina y mas como un robot cuando me hago cagar en ibuprofeno para poder seguir la rutina. Por supuesto no a todas les duele esos días, no todas son abundantes ni andan incómodas, pero me atrevo a decirles a las chicas que siempre postean o sienten “odio andar con la regla ql” que la culpa no es de la regla, ni de ustedes… la culpa es del sistema (capitalista-patriarcal) que trata de invisibilizarla diciendote que lo normal es hacer lo de siempre aunque estés con la “ruler”, cuando debería ser cambiar el ritmo unos días o al menos unas horas al día para sentirnos, para sentirla.
(Me imagino que si algún día soy madre biológica, descubriré algo parecido en el proceso de embarazo).

Capaz si a los hombres les llegase la regla, esos días se entraría mas tarde a la pega para poder relacionarse mejor con el cuerpo en vez de callarlo con ibuprofeno y agua de oregano. Capaz florecería la emoción e intuición como otro valor a explorar y no a reprimir, capaz también, aparte del papel higiénico pondrían toallitas húmedas, higiénicas y todo lo necesario en los baños de la pega.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s