ESPERANDO

34°c de sensación térmica. Estoy afuera del teatro de la Universidad de Chile en metro Baquedano con 8 minutos de retraso, pero aún no llega. Uso los vidrios de la entrada como espejo y me arreglo el pelo. 5 minutos más, me retoco el rush, pero saco el exceso con un confort usado, no me quiero ver tan producida.
Al lado, una pareja de metaleros se dan besos con lengua sacándome pica. Metaleros culiaos, están viejitos ya para andar con esos parches horribles en la mochila, pienso de aburrida. Le mando un wz: “Holi  ¿donde vienes? acabo de llegar :D” disimulando mi espera sofocada. Comienzo a sopearme. Levanto el brazo y con mucha clase huelo la axila derecha, que parezca que me rasco la cabeza. Todo bien por acá ¿Por qué se me ocurrió decirle a las 4 pm y no en la noche mejor?
Suena mi celu, me responde “voy saliendo ❤ “. ¡Saliendo el chuchesumadre! vive en Macul y debería estar hace 25 minutos acá. Me imagino que ni siquiera viene saliendo, debe estar poniéndose un zapato mientras busca debajo de la cama el otro y al mirar  encontró otra cosa que buscaba hace tiempo y se quedó pegado en eso.

Prendo un cigarro de aburrida, no me gusta fumar con calor y sin copete pero necesito que la gente sentada frente mío me vea haciendo algo. No ando trayendo libros, mi celu tiene una bolsa de internet de 50 megas para la semana y borré la música del celu para poder guardar más selfies que nunca subo a ninguna red social.
Llega un camarógrafo con un periodista a entrevistar a la gente que hace nada igual que yo. Me hago la invisible, qué plancha salir en la tele, aunque con esta ropa y maquillaje no tanto, sería peor que me entrevistara un matinal a fin de semestre, pillándome post entrega final con ojeras llorando en la calle. Llegan también los de Greenpeace y Amnistía internacional a pedir plata pero yo ya le dí doscientos pesos a un hueón que pedía moneas para alentar al arbo kanpion a la salida del metro. Tengo que replantear mis prioridades a la hora de financiar una causa.
Acepto a un encuestador hacerme 25 preguntas “súper cortitas” según él, pero sé que le pagan luca por el formulario completo y que le cuesta encontrar gente vacía como yo. Hice lo mismo el 2008 y me fui tras media jornada de trabajo porque no logré encuestar a nadie y mi ego era mas fuerte que las 5 lucas que esperaba hacer. Este cabro tuvo suerte.
El delineador comenzó a derretirse. Llegó el Álvaro.
Terminamos, le dije.
Dale, respondió. Y se fue.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s