MI COMPAÑERO

Como necesitaba abaratar costos porque la sicóloga y las paltas me estaban saliendo muy caras, decidí meterme a un foro de facebook y ofrecer el arriendo de una pieza de mi soltedepa. Especifiqué que sólo recibiría mujeres, extranjeros deliciosos solteros o gays.

Así me contactó Javier, un santiaguino de 29 años que ama el pirulín mas que yo. TATE, pensé cuando supe que era cocinero, porque ya estaba aburrida de almorzar hamburguesas de soya de la calle, maruchanes o pan con manjar.
Nos juntamos a tomar vino para hacerle la “entrevista” de rigor y corroborar que no fuera un asesino violapoto y a las 4 am ya estábamos llorando juntos por el calentamiento global y por los hombres que nos han marcado. Hasta a Gumercindo -mi perrito- le gustó, y empezó a lamerle la pierna. Quizás se la lamió demasiado y quizás Javier debió correr la pierna antes de que todo se volviera incómodo y degenerado, pero supongo que estábamos todos curadines.
Desde ahí todo ha sido m-a-r-a-v-i-l-l-o-ZOO: vamos a la vega juntos, nos contamos ¡todo niña! luego de nuestras citas, me puedo pasear en ropa interior sin que me mire, nos pedorreamos, nos prestamos condones en momentos de apuro y hasta se comió a una amiga mía un día que de curao se puso hétero. Por las tardes fomeques de domingo vamos al cine y pelamos las fotos de los Tinder que van apareciendo en el celular. Es la raja, porque se siente igual de solo que yo, con la misma crisis existencial de la edad, de qué chucha voy a hacer, que no sé en que quiero trabajar, que la familia, que la soltería, que los ahueonaos… y en ese vacío nos queremos y me lleva a bailar a sus carretes cola y hace que este mes sin que me salte la liebre tenga noches incluso más entretenidas que una cachita.
El sábado sentí como follaba en su pieza con un tipo muy buenmozo te diré, gritaban más que canción de Adele, mientras yo acostada veía Sense8 en pijama de polar. De repente, tipo 3 am, suenan golpes y se abre la puerta de mi pieza con furia. Estos huevones estaban en jale, se pusieron a saltar en mi cama, me saqué la chucha y el piche de la noche de Javier me dice con acento argentino si acaso quiero hacer un trío ¡Vayan a lavarse el poto y déjenme dormir! les dije ante de sacarlos a puro almohadazos.
Si no hubieran estado tan “duros” capaz igual la hacía, pero por insolentes y jaleros, los reté y tuvieron que bañar al Gumercindo el Domingo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s