¿POR LO MENOS?

Nos echaron del bar porque era día de semana y estábamos dando mucho jugo. El Esteban me dijo que nos fueramos a su casa, que ni cagando me iba a la mía tan lejos si entraba temprano a la pega al día siguiente y que no me preocupara, que no pasaba nada, que durmiera con él si total su cama es de dos plazas.
Sinceramente, prefería ir a mi propia camita, andar 2 horas en micro con puras gárgolas ebrias en la 210, pero ponerme mi pijama y llorar tranquila. Sí, porque eran tiempos depregóticos. Llevaba 5 meses de terminada con mi ex, ningún pinche ni cachita entremedio y aún lo sicopateaba por facebook. Para qué decir lo asexuada, para qué decir lo frustrada, para qué decir que no joteaba ni me joteaban.

Esteban apagó la luz y me dio la espalda. Quedó raja al tiro.
Por mi parte, hice un poco de caldo de cabeza hasta que sentí la patita de Esteban sobre mi tobillo. Debe ser casualidad.
Diez minutos después tenía ya su rodilla sobre la mía, todo esto con la cara de Esteban durmiendo. Puta, debe estar acostumbrado a dormir solo y se abre como estrella de mar en la noche. Lo desperté, le corrí la pierna y me di vuelta dándole la espalda. Otros quince minutos mas tarde, su brazo en mi cadera. Ay, otra vez este hueón, puta que es desordenado para dormir.
Ya me estaba incomodando. El Esteban es como esos amigos que no te gustan, que son muy cercanos, que te conoce y molesta como un hermano. Su mano, seudoinerte se posa un poco más arriba, en la cintura. Mi cuerpo siempre dándole la espalda y él, ya se había volteado, podía sentir su aliento en mi nuca ¿Y si tiramos? canjeaba en mi mente. Hace 5 meses que nadie me toca y por lo menos este es el Esteban, por lo menos no le estoy pagando a alguien y  a puros por lo menos traté de conformarme, mientras su mano lentamente seguía subiendo y ahora se sumaba su pierna izquierda. Mierda, más encima me quedan 3 horas para ir a la pega.
Seguí dándole la espalda. Me quedé quieta. El morbo de sentir a Esteban avanzando hizo que no dijera nada. Traté de imaginar que era mi ex u otra persona, o nadie o yo misma. Me agarró una teta. Mi corazón comenzó a latir fuerte y mi soltegina a humedecer luego de 5 meses, pero seguí haciéndome la dormida, era necrofilia, yo estaba como muerta y él manoseando callado. No pude voltear la cabeza, o sea, no quise. No hubo besos en la boca, no hubo palabras, no le toqué nada. Solo dejé sentir manos en todo mi torso. Su respiración que antes me parecía familiar era ahora un sonido degenerado. Filo, por lo menos me está saltando la libre ¿cierto? por lo menos le caliento a alguien, por lo menos me mojé sin mis propias manos. Dos horas para levantarme. Esteban basta, me atreví a decir. ¿Por qué? si lo estamos pasando bien, respondió.

Yo no lo había pasado precisamente bien, pero dije que tenía que dormir algo antes de trabajar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s