LA REGLA

Me llega con demasiado dolor, es la única tortura que no culpo a Pinochet, al patriarcado ni al capitalismo. Me he desmayado en el colegio, micro y en Estación Central mareada por sentir al útero en llamas, entre vómitos y una indigestión  contenida por dignidad. Así de rica quedo. Que el ibuprofeno, ácido mefenamico, manzanilla, guatero, agua de orégano, nada sirve a la hora de calmar el demonio que se me pone en el vientre. Yo creo que en mi vida pasada fui un asesino en serie que paga su karma con tamaño período. Si a los hombres les llegara la regla estoy segura que se tendría un día libre al menos, para bacilar la cuerpa como corresponde, para no tener que andar incómoda-hinchada y emo en clases o trabajo. No sé por qué le tienen tanto asco, si es sangre no más… tsss…nosotras a veces nos tragamos su lechecita que sale por donde mean y se espantan cuando digo “ohhh me está corriendo tan brígido que en la toalla aparece la cara del diablo”, ni que les estuviera pidiendo que se lo traguen también ¡Jm!
Usaba toallas nocturnas XXL día y noche, doble calzón, patas y hotpants para prevenir accidentes, quedaba con el tremendo poto tantas capas, parecía fuerte anti-tsunami la hueá porque pucha que corre y mientras corre y estornudo o me río fuerte, siento ese bajón en la ropa interior y pienso que si no fuera agnóstica podría pedirle a diosito sin ser patuda que por favor no haya manchado la silla, que están todos mis compañeros y no quiero convertirme en meme tan joven. Para qué decir las veces que manché cama de pololos, una de ellas con un novio cartuchón aproveché que el tipo fue a hacer desayuno, limpié con un paño húmedo la sábana y cuando desayunamos en la cama hice como que “cayó” té en la cama para safar y justificar el “amor, hay que dejar en la ropa sucia esta hueá”. Otro pololi lavó la sábana a mano con jabón popeye, mientras le decía a su mami que yo me había cortado un dedo y yo lloraba de vergüenza en la ducha.
Envidiaba a esas mujeres supremas que les dura con suerte 3 días y les corre tan poco que podrían ponerse un parchecurita no más si quisieran. Mis amigas me habían hablado de la copita menstrual pero pensaba que en verdad necesitaba el “florero menstrual” así como iba, hasta que lo probé y finalmente todo ha ido viento en popa, no me mancho, no ando con el poto como pañal con la tremenda toalla, no hay olores y lo mejor es que en el receptáculo queda toda la sangre y me la puedo beber cuando se acaba el copete. #bromi

Lo bonito del período es sentir el útero, sentir la cuerpa, conectarnos con nuestra esencia femenina, pero sobretodo la infertilidad jijiji… el 1er día con mis pololos nos damos licencia sin condón y rezando para no ser ese caso raro de “No Sabía que Estaba Embarazada” en la que se fecunda aún con la amada/odiada regla.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s