MAL PARTIDO

Me da paja tener hijos, prefiero criar perros, visitar sobrinos y viajar mochilera toda la vida.
No me baño tanto como el resto quisiera, total  Dios creó al hombre y el hombre creó las toallitas húmedas y los colets para amarrar el pelo pegoteao.
No quise postular a un magister y en cambio me matriculé en un taller de pintura en una escuela nocturna. Qué intelectualoide de izquierda me va a mirar si me desencanté de la educación institucionalizada y de la petulancia de la academia, me salí de los papers en palabras raras y seminarios a los que el pueblo no puede entrar, con sus obras de arte que el otro cabro del CFT no entiende pero para no quedar de pollo asiente con la cabeza y el ceño fruncido como impactado sin saber por qué. Cómo me va a pescar ese artista visual posmoderno  o ese crítico político tan lindo con su pelo chascón, su pitillo negro y sus chalecos de la ropa americana, si me aburrí de hablar con huevones con vocabulario arrogante tan alejados de su patria, tan Nueva York, en cuyas obras aparece filosofada la clase obrera que hay que salvar mientras se limpian el trasero sin saludar al tío del aseo que espera que salgan del baño para continuar enclorando el meadero.
Soy un mal partido porque cada 3 meses renuncio a las pegas con horario fijo y prefiero freelancear, que me alcance para dos meses antes de volver a buscar. Que da lo mismo si puedo ahorrar para la casa propia, me puedo morir a los 40 o de SIDA como mi papá, le invento de aburrida a la ejecutiva espantada  que quiere venderme un depa de 40 mts cuadrados en 30 años de dividendo ¡30 años! para vivir en una caja de fósforo y estar agradecida más encima de tener ese pedazo de cemento a costa de 10 horas de trabajo diario.
Cómo me iba a pescar ese universitario guerrillero, si ya no le encuentro el sentido a marchar. Me puse a luchar sola, con mis pelos en las piernas que orgullosamente mantengo como mi propia causa social. Con mis ojeras anemicas producto de un veganismo mal llevado, por almorzar sopaipletos de la calle, por dejar de comer pescado.
Cómo le voy a gustar al ingeniero emprendedor pasao a Corfo si sus innovaciones las encuentro inútiles cuando no se tratan de reciclar. Si me burlo de los huevones que inventan APP para celulares que nadie necesita descargar.
Cómo le voy a gustar a mi ex actor narcisita si me da paja maquillarme, si me encuentro rica con mis pequeños bigotes, con los brazos flacos de niña y las tetas chicas que no me interesa disimular con un sostén con relleno. Tan alejada de sus ex photoshopeadas, sin lunares ni estrías, como una piel plástica sin historia.
Y ahora, cómo te voy a gustar a voh, si me dijiste que las minas que escriben en facebook son desesperadas. Tenís razón. Menos mal no descubriste además que junto las chauchas para las flores de bach que me tomo como cortitos de tequila cuando la mano me empieza a tiritar y que siempre llego atrasada a la clase de yoga de la municipalidad.

One Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s