CABEZÓN

Tercero básico. Al Cabezón le van a sacar la chucha y todo el colegio lo sabe. Yo estaba nerviosa, pues el Cabezón era mi pololo, esos pololeos de pendejos que en vez de besos intercambian láminas del álbum de moda y por supuesto, me convidaba su colación.
Todo comenzó así: El Pichichi en educación física sin querer le pegó en la GRAN cabeza con la pelota al Cabezón y lo dejó en el suelo, el cabezón se picó y en el camarín le hizo un calzón chino a Pichichi quien se convirtió en la burla de todos, pero lo que no sabía el Cabezón era que su victima tenía primos en cuarto y sexto básico.

Se corrió la voz y a la salida, todo el colegio como en un cortejo fúnebre seguimos caminando en silencio a la plaza escoltando a Pichichi, sus primos y a mi pololo. Yo saqué la toalla de educación física y se la puse en la espalda al Cabezón, recordando como lo hacían los coach de Martín Vargas en TVN.

Le sacaron la cresta. El Cabezón terminó llorando y le botaron el diente que de todas maneras el ratoncito prontamente iba a ir a recoger. Me acerqué a hacerle cariño y el resto de la básica del colegio se retiraba a sus casas a ver Dragon Ball Z.

El Cabezón siguió llorando y se le mojó el pantalón con un poco de pichí de los puros nervios. Me dio pena, le llevé un Chúpate el Dedo y fui a mi casa caminando antes que mi mamá llamara a los pacos porque ya se estaba oscureciendo.

Me apareció en Tinder, es inspector de colegio. De seguro protege de los grandulones a los otros Cabezones como él ❤

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s