LO QUE APRENDÍ DEL CÁNCER TERMINAL DE MI MAMÁ

Cuando el doctor (ya era la tercera opinión que visitábamos) luego de días hospitalizada, dijo que era terminal y dieron poquísimos meses de vida, no lloré tanto sino, empecé al toque a hacer llamados, dejar la pega y ponerme MEGA operante: Mi mamá iba a ser ese caso del matinal que se salva de un cáncer metastásico a puras terapias naturales.

No resultó. Vivió lo que dijeron los doctores que viviría, pero su calidad de vida fue tan buena que los últimos días tomábamos helados, ella estaba sin dolores ni vómitos (o bueno, poquitos), reíamos, veíamos tele, nos visitaba mucha gente y ella andaba tan mandona como sé que es desde que nací.

Aprendí demasiado de la vida, la muerte, la medicina, los sistemas de salud, la familia, los amigos, el amor, la juventud, Chile, el universo…

1) VIVIR NO SOBREVIVIR: Al comienzo, cuando dijeron que tenía 3 meses de vida, todo me parecía una sobreviviencia de mi madre, casi una espera. No queríamos decirle que se iba a morir pronto para que no le dieran ataques de pánico, un infarto o se empastillara. Le dijimos que era cáncer pero no terminal. No digo que sea una buena decisión pero este mismo hecho hizo que ella al no cachar al envergadura, hiciera planes y esos planes le dieron vitalidad e independencia. Creo sinceramente que nunca paseó tanto ni comió tanto ni regaloneamos tanto, ni vimos tantas pelis y almuerzos familiares como estos ¿cortos? 5 meses.

Aprendí con ello que la gente está viva hasta el último respiro y JAMÁS voy a ser condescendiente con alguien enfermo y hacerlo sentir distinto al resto.
Hacer planes  cuando estás enfermo es sano, porque nosotros también podemos morir en 3 meses más, de cáncer o de un atropello, aneurisma, picadura de araña, qué se yo. Mi mamá tenía el mismo derecho a soñar y a comprar hueás y proyectarse que el resto.

2) SI ES TERMINAL, NO SIEMPRE LO MÁGICO LA VA A SALVAR: Casi todo el proceso mi madre atendió en el servicio público sus tratamientos paliativos (para paliar dolores y síntomas del cáncer cuando ya no tiene cura).  Al comienzo se demoraban días en hacerle los exámenes y creí que era de negligentes pero era parte de la estabilización que necesitaba mi vieja. Ahí salió de 3 infecciones potentes y largas hospitalizaciones que resultaron gratuitas, así que con ese dinero no usado probamos de TODO lo alternativo para que se salvara, menos con: asumir que se acababa la vida. Quizás hubiera estado menos histérica y mas atenta a sus emociones si no me hubiera obnubilado por conseguir terapias alternativas y seguir esas reglas al pie de la letra.

3) LA MUERTE ES NATURAL: Es fácil, hasta cliché decir “todos nos vamos a morir”, pero si lo tuviéramos tan internalizado no nos volveríamos locos cuando un ser querido nos deja inesperadamente. Mi madre era una persona sana. No fumaba ni tomaba, era hasta naturista y hacía todas esa cosas que salen en la tele tipo comerse un diente de ajo o tomar bicarbonato, antes de saber que tenía cáncer. Igual no más le dio. No es injusticia, es azar.

Aceptar el azar es lo más complejo. Le puede pasar a cualquiera, no solo por fumar, por genes o por vivir al lado de un lugar tóxico, sino porque sí, por el mismo azar que te ganai el Kino o te encontrai con alguien en la calle. Estamos demasiado acostumbrados a tener todo bajo control: horarios, planes, calendarios, y cuando algo se te escapa del cuadrado que crees es la vida, te cagai entero. Mi mamá se enfermó por azar, no por merecerlo, ni por una pena, ni por sus chacras. Y se murió como parte de las posibilidades que tenemos cada día que despertamos.

4) EL CUERPO SE DETERIORA: Es rudo ver como una persona decae, su peso baja a nivel anoréxico, su piel cambia, ya deja de caminar… es rudo ver como el cuerpo se pudre. Y más rudo es saber que alguien que amas sufre. No hay nada más que hacer en este punto que amar, si le pica el poto, ráscaselo, sólo porque amas a esa persona y quieres lo mejor para ella. Si tiene sed, acércale el agua. Si tiene miedo, duerme con ella, si no quiere hacerse ningún tratamiento y dejarse morir, respétalo, porque se trata DE SU VIDA, no de la tuya.

5) DEJA DE DECIR “UHHH QUE ESTAI FLACA”: Dejen de decir delante de enfermos/as que notan su cambio físico. Ellos ya lo saben, recordárselos es encasillarlo todo el día en el espectro de la enfermedad. Estar enfermo es una parte, quizás la más notoria pero no la única.

Lo que más desea una persona enferma es vivir normal, tan normal como se pueda. Mientras más le recuerdan que tienen cáncer o lo que sea,  más los separan “del resto normal-sano”.

6) AYUDA:  Sé atento/a.. a veces ir a visitar no es tan necesario como prestar ayuda útil al enfermo/a o a la familia. Si eres amigo o familiar del paciente o de alguien de su núcleo directo… ayuda. Pregunta si necesitan plata, dales tips que sepas, anda a lavar la loza, invítalos a pasear, lleva algún medicamento que necesite, ofrécete a cuidar al enfermo si el cuidador o cuidadora deben salir, etc. Si vas de visita, no te sientas como tal, ya están todos muy ocupados como para atenderte a tí. Sé proactivo y hazle la oncesita tú al resto =) . En mi caso mis amigas y vecinos me ayudaron a cotizar funerarias cuando yo tenía el cerebro fundido, también a comprar cosas e incluso ir a buscar en auto a mi mami cuando era necesario ¡Gracias totales!

7) RESPETA AL PACIENTE: Esa persona es la que siente todo, la que tiene su cuerpo en crisis. Respetar cada decisión aunque el resto crea que es una mala idea, es mantener su dignidad y autonomía. Capaz ya no pueda caminar, pero puede pensar y saber si quiere tomarse el omeprazol o no, si quiere lechuga aunque sabe que luego vomitará o mañosea y hay que cambiarle almohada 15 veces en la noche. También respeten sus decisiones sobre la muerte, si se quiere dopar, si quiere ser cremado, si quiere donar sus órganos, si quiere enterrarse según alguna religión en particular, si quiere ser enterrado en otro lugar, si quiere seguir o no algún tratamiento, si quiere morir en casa aunque el resto no quiera, etc…respeten su voluntad, dejemos el egoísmo y la comodidad propia.

8) ¡¡¡NO LOS INFANTILICEN!!!: Parecido al punto anterior, se tiende a infantilizar a la persona, a veces prohibiendo que realice ciertas actividades “porque no está en condiciones”. Si quiere lavar la loza y sentirse un aporte con eso, que lo haga hasta que su cuerpo le diga que descanse. Que tengas que en algún punto limpiarle el trasero no lo convierte en un bebé, sino en un adulto con una enfermedad crónica. Igual háblale de política y enójate delante de él o ella por las noticias, cuéntale tus cosas, esa persona también tiene consejos que darte a tí así como tu a él o ella. También te puede retar y hacer la ley del hielo y tomar decisiones importantes familiares o sociales.

9) APRENDER A VIVIR: Me atrevo a decir que quienes acompañamos a alguien cercano que murió de una enfermedad crónica, aprendemos a desprendernos de cosas y a sentir otras más intensas. En mi caso, me acentuó el miedo al rechazo tras vivir la pena de que te deje alguien que quieres. Es bueno darse el tiempo necesario para vivir el duelo. Quizás no lo vas a procesar de inmediato, sobretodo cuando fue una enfermedad tediosa y no algo inesperado, pues los primeros días querrás dormir y salir y sentirte conectada con el entorno del que te despojaste por estas pendiente y estresado por la enfermedad de tu ser querido. En este tipo de casos muchas veces la ausencia de la persona vendrá meses después, cuando todos crean que ya te sanaste. No te autojuzgues en como vivas el duelo y no dejes que el resto lo haga. Al comienzo me sentía rara porque no lloraba nada y me dio por carretear caleta hasta que el shock se fue y un día caminando por la calle como si nada me dio un ataque de pánico al darme cuenta emocionalmente que mi vieja ya no estaba.

Creo que el legado que me deja mi madre es sentir la realidad a concho y no me refiero solo a la felicidad, sino a tomarse el tiempo de sentir la pena, la rabia y el caos como algo legítimo de la experiencia humana. A veces nos obligan y nos obligamos a estar siempre bien, pero amarse en todas las condiciones, hasta en los momentos mas mierdas sin que eso afecte tu autoestima (es decir, la autoconcepción de sentirme importante y la zorra por ser un humano que forma parte de este sistema) es el desafío que me propuse hasta que a mi me llegue la hora 🙂 .

10) APRENDER A APRENDER: Cuando dejé de victimizarme pensando “es que mi mamá se va a morir” comencé a ver el proceso como un aprendizaje y goce, esa hueá cuesta caleta porque al comienzo, cuando te dan la noticia todo es puro dolor. Fue maravilloso acercarme más a ella, conocerla más y dedicarle tiempo a la familia. Estoy orgullosa de haberla cuidado aunque haya sido una cesante y dueña de casa fome para el resto que ve el éxito como algo material.  Me imaginaba el año pasado viviendo sola  y este año magistereando fuera de Chile, pero la vida es sabia y nunca había explorado esta etapa familiar. Me importaba un pito los almuerzos de sábados en casa, estaba demasiado enfrascada en estudiar, en ser inteligente, en el saber académico y poco disfrutaba el presente desde lo más cliché, desde el sentir la realidad en HD y les juro onda real que una de las veces que estuve con mi vieja, tras llorar escondida en el patio, me propuse no llorar por su inminente muerte mientras estuviera viva y ¡GENERÉ UNA SENSACIÓN IGUAL A LA DE TIRARSE UN ÁCIDO! vi a mi mamá en HD, tocaba su piel y sentía cada rugosidad, cada sonido de respiración, cada cabello era grueso como una lana al tacto… estaba ahí, sintiendo por primera vez el presente, en su totalidad, concentrada en sentir no en pensar. No volví a sentir esa sensación sin tener que usar drogas otra vez.

11) SAL DE GOOGLE: Vas a encontrar MILES de terapias que te dicen “no importa en qué etapa de la enfermedad se encuentre, se sanará”. Lo más probable es que no ocurra y perderás plata  y tiempo y ganarás decepción. Sí creo es buena opción cosas energéticas (tipo reiki o imanes), no como sanación del cáncer pero sí ayudan a desestresar, también a dormir, paliar el dolor, bajar la ansiedad, entre otras propiedades 🙂

12) SI VAS A RECOMENDAR COSAS, QUE SEAN CON FUNDAMENTOS: Tal como el punto anterior, filtra en la vida real y dile a tus amistades que “¿cómo saben que la uña de gato o el dr. Naturista de la india sana de verdad?”, si no sanó a esa persona que te dijo ni a alguien que esa persona conozca y sólo está reproduciendo información que leyó por ahí, sin saber cómo es el proceso químico o biológico que hace que esa terapia achique tumores,  lo mas probable es que sean charlatanerías ¡Mas rigor por favor!
Cuando le dije a gente que mi mamá estaba en las últimas, me decía igual “¿y probaste XXXXX cosa?”, parecía chiste. Mejor ayuden leyendo el punto 6 =D

13) BOTA TODO: mi mamá tuvo cáncer… se pudo despedir y cerró procesos. ¿Y si la hubieran atropellado y deja todo inconcluso? siempre di que amas pero también que odias, di las cosas que te hieren y las que te ayudan, no dejes ciclos inconclusos por más dolorosos que sean.

14) ACOMPAÑALA/O : Si tu ser querido/a está comiendo más sano x su enfermedad, NO se te ocurra comerte un helado frente a esa persona si no puede, es más, haz su misma dieta. No lo hagas sentir tan enfermo, tan distinto. Por ejemplo si come todo sin sal o solo con sal de mar, ¡hazlo también! de hecho te hará mejor a la salud y de paso no hacen comida diferenciada y no le provocas la pena de que se está perdiendo lo bueno. Tampoco fumes delante de la persona si lo dejó, en definitiva, también puedes adquirir rutinas  que esa persona hace ¡te ayudará a ti también! y normalizará su situación.

15) CÁLLATE: Ni se te ocurra decirle al paciente o algún cercano “uhhh me muero si a “xxxx” persona le pasara eso. Básicamente estás diciendo en voz alta “hueón te está pasando algo excepcional y pal pico, no quisiera estar en tus zapatos”. Haces sentir sola al paciente y familia, no ayuda en nada, es mala onda y egoísta. Cuando me decían eso, yo respondía “menos mal no soy tú entonces, porque yo no me estoy muriendo al ver a mi mami con cáncer y ella lo está pasando bien”. Gente hueona hay mucha.

16) MEJOR SILENCIO SI NO TIENES NADA QUE DECIR: A veces la gente que sufre por un familiar en estado terminal o el mismo paciente, sólo quiere desahogarse sin esperar una respuesta. Escucha, abraza y no te  fuerces a encontrar un consejo esperanzador, mejor asuman que la gente se muere, que a veces la batalla no se gana. El cáncer puede ser mortal, no todos vivirán, pero los consejos muchas veces se dan en la negación de esa posibilidad. Asumir la muerte no es rendirse, es no tener miedo.
Lejos lo más tonto que escuché fue “Dios no da misiones a quienes no puedan superarlas”, la hueá estúpida, eso significa que jamás alguien moriría de cáncer porque estaba destinado a sanarse luego de luchar con un tratamiento.
No tengan miedo de opinar “esto es una mierda, pero el tiempo que queda va a ser la zorra en todo lo que se pueda”. Es mas realista que “todo va a salir bien” mientras ves a la persona vomitar sangre pesando 40 kilos.

17) SÉ COMPRENSIVO/A: Si eres jefe/a , amigo, vecino, de una persona con cáncer o familiar directo deberías cachar que los ánimos están del orto muchas veces. Más irritables, sensibles y enojones por todo. También cagados de sueño y tensos. Sé atinado (no condescendiente) y no te pongas a responder pataletas a esa misma altura. Déjalo pasar a veces.

18)  El cáncer no es una maldición ni tampoco una oportunidad. Es azar. Aprendes a lidiar con la incertidumbre de que en cualquier momento se muere mientras realizas actos de amor para que cada instante sea el mejor. Pero a veces la tensión te pasa la cuenta y los cuidadores cuando son familiares se enferman también, y se convierten en enfermos invisibles. No se culpen si a veces no les dio el cuero para atender a su ser querido.

19) Cuando salen famosos que se sanaron gracias al amor, oraciones y terapias naturales, parece que se les olvidó mencionar que hay un factor económico de por medio tras tratarse con medicinas experimentales alternativos o complementarios a las quimios que no están en hospitales públicos. Por otro lado, las terapias alternativas son caras, así que salgan de su privilegio y si van a ser estandartes de sanación milagrosa mejor evidencien porque son más los que no se sanan que los que sí. El sistema en Chile es una mierda, se abastece de caridad para muchos. Muchas veces el dinero no alcanza para sicólogos tanto para el enfermo como para la familia. Por otro lado, sólo a través de favores se consiguen cosas básicas como por ejemplo poder llegar a urgencias en auto y juntar las chauchas para volver en taxi. En nuestro caso fue un círculo vicioso porque como no había plata para enfermera de medio tiempo dejé de trabajar y como dejé de trabajar no había plata y así… El proceso tiene infinitas aristas que no se visibilizan y que el Estado parece ignorar. Tener recursos para darle de comer los mejores productos, llevar al enfermo a pasear consiguiéndose auto, poder arrendarle una cabaña en la playa si quiere estar en el mar, o si está postrado/a pagar a una enfermera que pueda cuidarlo un rato para que la familia pueda sanarse y salir un momento, debería estar considerado, es decir, calidad de vida, no sobrevivencia.

 

Mi mamá murió de cáncer como miles de chilenas y chilenos y eso no la hace un ejemplo  de vida ni a mi un ser especial por haberla cuidado, sino somos sólo personas que como nos amamos, vivimos juntas un proceso, igual que tantos otros en estos 26 años de vida que llevo.
Ya nos volveremos a ver mamita… ojalá en mucho tiempo más.

32 Comments

  1. paumjv

    Ay es difícil pero aprendiste mucho y me sirve leer todo esto (estudio Enfermería) y me he tenido que hacer la idea de las cosas que se viven a diario y por mas que quieras ayudar o evitar que pase algo las cosas pasan, pero lo mejor que puedes hacer es lo que puedes hacer en el momento y todo lo que escribiste está mas que pulento, así tal cual. Le sacaste lo bueno y lo disfrutaste a concho.

    Like

  2. Nicole

    Es tan cierto todo lo que dices… Si bien yo no vivo con una persona terminal, uno de mis padres padece una enfermedad crónica y todo cambió, ya son 10 años desde que tuvimos que cambiar todo en la casa y pucha es difícil, pero así son las cosas. La gente siempre sale con sus comentarios de mierda y sus “consejos” que uno no le pide, pero bueno, son cosas que se aprenden a ignorar con el tiempo.
    Lo importante es que tuviste la oportunidad de estar con tu mami en sus últimos momentos y aprendiste de toda esta situación. De verdad eres una persona con mucha fortaleza y te felicito por ello.

    Like

  3. Natalia

    Pucha que es verdad muchas de las cosas que dices, lo principal es no hacer sentir al enfermo que está enfermo y acompañarlo en todas las weas. Conversar con ellos de cosas típicas de una casa les da la sensación de que no todo está para la cagá y que siguen formando parte de la “vida común” de la familia. Si bien es un proceso que duele más que la cresta es algo que sirve para valorar las pequeñas cosas y no dar todo por sentado. Espero que estés bien solte y mucho ánimo. Yo ya pasé por esto a los 15 años cuando falleció mi mamá y a los 21 cuando falleció mi abuela, ambas de cáncer. Los seres queridos pasan a ser un tópico importante en nuestra vida y pensamientos independiente de la religión que uno siga.

    Like

  4. Cata Zagal Leibur

    Mi viejo también duró 5 meses desde el diagnóstico, 7 días antes de su cumpleaños 65, yo acababa de cumplir 25. Fue el cáncer con toda su puesta en escena: la morfina, el peso y la luz que se apaga lentamente. Yo signifiqué el proceso como una flor; había germinado, crecido, brillado y ahora estaba marchitando para volver a la misma tierra de donde venía. Empezó a cruzar el limbo viendo a su familia y amigos que habían partido antes y contando historias de 1970 como si fuesen hoy. Dejó de comer y luego de respirar. Cuando recibí el llamado, recién llegando de su casa, sólo recuerdo haberme sentado en la cama mirando el vacío. Pasó. Hice las llamadas que correspondían. Deseé que se hubiese ido en calma, sin arrepentimientos y prendí una velita.
    Decir que perdí a mi papá sería poco sincero, porque no se si alguna vez realmente lo tuve como el compañero consejero y protector que muestran en las películas. Pero puedo decir que se fue un miembro de mi clan, que lo despedimos coherentemente con lo que deseó y que eso marcó un fin y un nuevo comienzo. Vi a mi familia quebrada de pena y luego volver a emerger. Murió él y murió una versión de nosotros. Nació otra versión de mi, irremediablemente uno cambia, como dice el punto 9, se desprende mejor: “nada en la vida es terrible, nada es definitivo, nada es para siempre, nada es irreversible”. Aún habiendo pasado 7 meses me pregunto si habré hecho el duelo como corresponde o si ya habrá terminado siquiera, habrá que ver.

    Gracias por la franqueza para compartir esto, Solte. Aguante con el proceso, ojalá estés rodeada de gente que te quiera y de espacio de confianza pa’ conversar estas cosas además de escribirlas.

    Like

  5. Karina

    Que respetuoso, que acertado y con gran criterio de realidad lo que acabas de escribir. Necesitamos leer más cosas como estas, nacidas desde la experiencia, sin recetas mágicas, sino con el sincero consejo de alguien que vivió algo tan difícil como que se te muera tu mamá de cáncer.
    A pesar de que dejas claro que ver la muerte como algo natural y que vivieron este proceso de la mejor manera posible, te envío mucha fuerza y buena energía para esos momentos en que nos baja la nostalgia o la penita. Gracias por compartir en este mundo virtual tan preciado testimonio. Buenos consejos. Cariños.

    Like

  6. felipe cisternas

    Por la chucha, hace raaaaaaaato que no te leía solte, siempre me reía ene de tus historias cuando conocí tu fanpage y me causó mucho impacto cuando diste a conocer el diagnóstico de tu vieja.
    Me hubiese gustado tener este texto en la época que nació mi hijo, prematuro de 6 meses, su gemelo falleció, le daban semanas de vida, Gracias a la medicina, a los doctores dedicados y al universo, él está aún conmigo, y entregárselo a varias personas que no tuvieron ni tacto ni quisieron tenerlo.
    Quizás te das el tiempo para leer las respuestas, yo nunca te he escrito, si te tuviera enfrente solo atinaría a darte un abrazo, tampoco sabría qué decir, así que, detrás de esta pantalla solo puedo decirte, fuerza. Una muerte jamás se supera, solo se sabe vivir con ella.

    Like

  7. Mane

    Qué grande, Solte. Gracias por recordarnos a partir de tu experiencia que la vida es corta, y que puede ser más corta de lo esperable, y que por lo mismo no vale la pena andar perdiendo el tiempo. Reconectar con la familia, encontrar un nuevo hobby, ver qué resulta de ti si te sacas la chucha por algo, son revelaciones bellas a las que debiésemos habituarnos más. Muchas gracias por este recordatorio, aunque no creas que seas un ejemplo admiro tu experiencia y tu forma de ver las cosas que pasan en la vida. Un abrazo grande 🙂

    Like

  8. Mariom Lolas Olivas

    He estado leyendo todo el dia tu blog y llegue aca, y de verdad te agradezco todo lo que escribiste, especialmente en esta entrada, por que hay cosas que escapan a los ojos de algunos. Te mando un abrazo y toda la fuerza cosmica que hay en el universo para ti. Eres una gran persona. ❤

    Like

  9. Gabrihel

    Gracias estoy pasando por lo que sería la última etapa de la vida de mi mamá con un cáncer de cerebelo. Estoy con miles de dudas y paso por todos los estadios, me pongo en egoista y no quiero que se vaya,tengo una pelea interna al verla q ya no me habla. Pero tus palabras y concejos me ayudan y pese a todo lo q estoy pasando la sigo peleando x que ella me dio todo. Gracias

    Like

  10. Oscar o.

    Mi niña, es duro, me siento identificado con tu historia, pero si esto tiene un lado bueno es que uno aprende a valorar más lo que uno tiene. Igual hace poco mi mamá murio de cáncer y es un golpe fuerte para la familia, lamentablemente esta enfermedad maldita es puro azar y ver morirse a un ser querido día a día es cruel, pero así es la vida.Abrazos.

    Like

  11. Bea

    Qué fuerte y sincero tu relato, es así la realidad, el día a día…
    yo quiero tener esta oportunidad de poder pasar este último tiempo con mi madre, de disfrutarla y hacer las mismas cosas que tú describes, sin duda todo lo que has escrito me conmovió tremendamente y agradezco mucho tu sinceridad, mi mejor energia para ti y un abrazotote enorme!!! Gracias

    Like

  12. Javier

    Actualmente le diagnosticaron avanzado a mi madre, no se que hacer desearía poder tener el dinero suficiente y poder curarla y tenerla muchos años mas a mi lado, pero como dices es por azar que nos topa a uno esto, gracias por tu post, seguiré muchos de tus consejos y vivencias que diste a conocer en las lineas anteriores. Un fuerte abrazo desde Perú. Gracias.

    Like

  13. Diego Sánchez

    Me siento muy identificado con tu escrito, mi mamá le diagnosticaron un cáncer, yo dejé toda mi vida para estar con ella,dejé mi trabajo, mis planes, dejé de salir con amigos, dejé de estar tanto con mi novia, le cociné, le di medicamentos, la ayudaba a bañar, también le limpie la cola, incluso tuve que ayudarle a que pudiera hacer popo (meter los dedos en su ano y sacar el materia fecal), siempre la llevaba al médico, yo sacaba sus citas, hacía todo el proceso,al igual que tu, aprendí más sobre amigos, familiares y vecinos, lloré, lloré y lloré, matenía su casa como un espejo de limpia, pinté sus paredes, estaba con ella 24/7, al final cuando decidió morir, no fuí egoísta y como en todo la apoyé, solo hay una palabra que describe todo lo que hice por ella: AMOR.

    Liked by 1 person

  14. Estrella

    Impresionante, muchas veces pensamos que esta situación sólo nos toca a pocos pero en realidad el cancer es una enfermedad horrible que ha tocado muchos hogares destruye familias, sueños e ilusiones cómo en mi caso acabo de perder a mi madre por un cancer que después del diagnóstico sólo vivió tres meses es difícil vivir viendo cómo está enfermedad va acabando con la vida de tu ser querido se siente mucha impotencia, rabia quisiera tener la cura para que no sufran pero aveces por más que luchamos no tenemos un final feliz. Admiro profundamente a cada persona que a logrado convivir con esa terrible enfermedad es algo impresionante se necesita ser valiente para trasmitirle al enfermo la tranquilidad y la esperanza que se requiere para hacer más llevadera la enfermedad en especial en la etapa terminal, lo único cierto es que con la muerte de mi madre y al ver su deterioro siento que algo de mi murió con ella y solo le pido a Dios que no tenga que volver a pasar por esta situación otra vez. Gracias por compartir tu historia, mil bendiciones.

    Like

  15. Vanessa

    Grande Solte, me llegó tanto tu comentario. Mi papá murió hace poco más de un año, de una enfermedad que supimos que tenía después de la autopsia. Y a pesar que ha pasado tiempo no sé si he vivido un duelo, seguí mi vida casi igual que antes, pero la gente cree que por que tu “estás bien” no extrañas a tu familiar. Sociedad de mierda, hasta para eso te quieren imponer el cómo actuar. Te quieren ver mal, para poder darte palabras de aliento, para alimentar el ego, para sentirse bacanes. Creo que nadie más que tu propia familia (la más cercana) y uno o dos amigos son los que realmente te levantan, los demás lo hacen, como lo dije, por su ego, por aparentar, no porque sienten tu dolor.

    Like

  16. Rosa

    Me gusto mucho tu post, me haz robado las palabras de la boca haz descrito todo lo yo sentí con la partida y muerte de mi viejo ( así le decía también “mi viejo”). El se fue de un cáncer de vesícula terminal duro mes y medio y fue mi miedo mas grande haciéndose realidad, todas mi peores pesadillas volviéndose reales, fue horrible, pero como tu cuentas mi familia y yo luchamos e hicimos lo posible para que tuviera calidad de vida y gracias a Dios se fue como un angelito durmiendo con toda la familia a su lado. Igual no deja de ser todo traumatico aún no proceso que no este con nosotros todo ha sido tan rápido lo extraño muchísimo no creo poder superarlo algún día, sólo espero volverlo a ver algún día porque finalmente todos caminamos a la muerte.

    Like

  17. Naty

    Mi mamá falleció hace ya más de 8 años… yo tenía 22… cancer de ovario.. dos años con quimios y hospitalizaciones.. y dos meses de desahusio… paso todo lo que escribiste…y me emocioné.. pero es un duelo que aún no supero totalmente.. me enferme de tiroides.. supongo que por azar y por pena… en fin.. se extraña cada día… y siempre siempre hace falta…

    Like

  18. Leticia

    Mi madre falleció de cáncer tiroides óseo. Es difícil, es complicado conllevar una enfermedad tan fea. Mi madre era una mujer sana. Y fue como leer mi historia. Grande solte.

    Like

  19. Armando L

    Este es el mejor post acerca de este tema que he leído en toda la internet.
    Abarcas a la perfección cada etapa que vive tanto el enfermo como el familiar al afrontar una enfermedad terminal. Mi padre pasó algo muy parecido ya hace más de dos años y aún recuerdo todo ese proceso como si hubiera sucedido hace unos días. De verdad es una joya la narración que haces y creo que esto lo debería leer cada persona que ahora este pasando por lo mismo, sería enorme la ayuda tanto para el enfermo como el familiar. Gracias.

    Like

  20. Ángeles durán

    Totalmente de acuerdo con la historia mi madre tiene cáncer avanzado y es muy dificil verla consumir cada día con impotencia y egoísmo por perderla de pronto me identifique mucho con tu historia… Que dificil es soltar a quien amas!!!

    Like

  21. MARIA

    Vivi ese proceso hace unos 6 meses. Todavia recuperandome, si es que algun dia lo consigo. Siento tanta empatia con tus palabras , que de alguna manera me han calmado. Muy valiente y claro relato, muchas gracia por compartirlo

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s