SIN DORMIR

Un nuevo fin de semestre se asomaba en el calendario académico y las ojeras, mentix, cafés a la vena y dormidas en la micro eran los indicios de la última semana del terror en Julio.

Tenía ocho ramos y no me quería echar ninguno, pero estaba atrasada así que para mi penúltima entrega pasé de largo, sumado al hecho de venir durmiendo 4 horas diarias los días anteriores, y aún faltaba terminar la última y más importante entrega. Los tiempos no me dieron y terminé pasando de largo también, me tomé como 4 litros de té verde para mantenerme despierta y dormí una hora de la micro hasta la universidad. Era día jueves, la entrega era a las 3 pm y la corrección con todo el curso se extendió hasta las 6.30 de la tarde.

Ese día salí de casa vestida sin ninguna armonía estética debido a la urgencia de no llegar atrasada. No me había alcanzado a bañar, me pasé unas toallitas húmedas por el Jara y axilas y me lavé la cara. Mi pelo roñoso a falta de vitaminas hubiera servido para sacarle la fritura a la olla y mi cara en HD parecía rostro de Amnistía Internacional.

Luego de la corrección, nos pasaron las notas y comenzamos a carretear en la facultad, todos salíamos de vacaciones y todos estábamos como zombies pero con ganas del desquite.

Fuimos al supermercado mas próximo y empezamos el piscoleo y el vino blanco con kem piña. Risas, cantos, pitos, euforia, gritos, vómitos intermitentes. El efecto de no dormir en dos días sumado al copetits dio como resultado una Solte patética capaz de agarrarse todo lo que se cruzaba, hacer show en el baño de mujeres y empezar a huevear a los profesores que pasaban.

-Oyiiiieee proffff-e-e tu ramo culiao’ es terrible ffffomeeeee WAJAJAJAJAJA- le grité a uno de ellos estando a 30 cm de mi cara.

Seguimos en la secuencia risas, cantos, pitos,euforia, gritos, vómitos intermitentes.

De repente, me doy vuelta para tomar un vaso plástico con pisco Capel, me cruzo la mirada con un compañero conocido en la facultad por ser LO rancio y empezamos a agarrar. Me pongo de pie, la gente da vueltas, pero hablan lento, oh el vaso culiao ¿Donde lo habré dejado?, parece que quiero mear pero el baño de minas está lleno, mejor hago en las plantitas que están en el estacionamiento de los profes, ohhh que está helao’ pa mear al aire libre, chucha no traje confort, pico me pego una sacudía como cuando hago la danza maoziña, me miro los ojos en un espejo retrovisor, tengo las pupilas mas grandes que Júpiter, oh hueón estoy curá, ¿Por qué cuando me curo me gusta comerme a hueones feos? quiero irme a  casa a dormir, parece que hay fuego allá ¿O es un chaleco rojo muy prendido?, ya, voy a ir a comerme al Claudio ahora, hace rato que me mira, chucha me pinché con una flor, creí que ya me había subido el jeans, oh este jeans no me lo cambio hace como 5 días, ¿Cómo chucha me he comido en este rato a 2 hueones ya si ando tan rancia? ¿estarán drogados? ¿soy bonita o fea?, tengo bajón de empanada de camarón-queso, pasé todos los ramos conchetumadre, mañana voy a ver peliculas todo el día… ya, hora de volver…

-Claudiooo, wenaaa ¿Cómo estai? – le dije al volver con mi grupo de amigos luego de mear.

-Buenaaa Solte ¿Bien y tú? – Me respondió en tono simpático.

-Claudioooo dame un besitooooo, ya po no seai cagao – le dije mientras le tomaba la cara con la mano derecha.

-Chucha Solte estai mal parece – dijo cachando mi ebriedad y esquivandome la mano.

-Yaaa po Claudio que te cuesta, un besito, un besito.

-No Solte, oye mejor no tomís más.

-Ahhhh hueón viste que erís cagao ¿Cómo tus amigos no le dieron color?

Estaban todos mis amigos mirando, incluyendo 2 que me había comido hace una y dos horas respectivamente. Un compañero me tomó de la mano y me dijo “ya Solte deja de dar jugo, ¿Vamos a bailar para que se te pase?, vamos a Bella”.

-Yo no me voy sin que el Claudio me dé un beso con lengua, oye po Claudio ya po.

Recuerdo un taxi, 3 amigos de la facultad y haciendo una fila en barrio Bellavista para entrar a Bar Constitución.

-Oye Solte, peinate, no te van a dejar entrar así.

Efectivamente no me dejaron entrar, y me fui gritando “BAR PROSTITUCIÓOOOON CHUPENLOOOOO JA JA JA JA JA” con mis amigos tapandome la boca y sacandola con un pequeño grito cuando se las tocaba con la lengua.

Terminamos en Yamin, un lugar para bailar dancehall, eran las 12 de la noche.

Luces de colores, música lenta, gente apretada, minas bailando en círculos, hombres con poleras verdeamarillorojo, ohhh wn de nuevo… ¿Cómo chucha llegué acá? quiero mi casa, quiero dormiiiiiir loco, uyyyyy ¿Y ese bonito de ahí quién será? ¿Estará solo? ¿Por qué estoy bailando con mis compañeros si los veo todos los días? ¿Estoy hablando en voz alta o pensando? ¿Me puse desodorante hoy?

-Hola ¿Bailemos?- le dije al bonito.

-Hola – dijo y comenzó a bailar conmigo, respondiendo de esa manera mi pregunta.

Cinco minutos más tarde

-Me llamo Solte, oye te lo quiero chupaaaar – dije envolviendo su cuello con mis brazos.

-Chuchamadre dale- dijo cagado de la risa el desconocido.

Mis amigos que estaban al lado y escucharon, me pararon el carro y me dijeron que me llevarían a la casa.

Desperté de día, en mi camita y con pijama. Creí que era la noche del viernes, que me habían traído esa madrugada a casa y que había dormido todo el día, tomé mi celular y SANTA PALTITA, era el DOMINGOOOOOOOO 11 am, había dormido 2 días seguidos, entre eso, mi vieja dice que me levanté el sábado al baño como zombie y que permanentemente ella iba a verme a la pieza para confirmar que estaba viva.

Llamé a uno de mis amigos que me trajeron y me dijo lo que realmente pasó, porque parece que todo lo que narré era como yo creí que ocurría pero está un tanto distorsionado de la realidad.

-Solte – empezó a relatar mi amigo desde su celular – volviste de mear atrás del auto y te sacaste la chucha, luego te sacamos de la facultad porque estabas ebria llorando porque Claudio no quiso agarrar contigo, empezaste a jotearte a 3 compas más y a pintarles la boca con vino como al guasón, y en Yamin te fuiste al baño a hacerle no sé qué cosa a un tipo, la hueá es que los guardias te cacharon dentro del baño de hombres y te sacaron, no alcanzaste a hacer nada por cierto mas allá de darte besos con el hueón, y después jajajaja, empezaste a jotearme pero vieja, te conozco y te habrías arrepentido después. Pasamos a un bajón a comer algo pero te quedaste dormida en el mesón y te vinimos a dejar en taxi, salió como 10 lucas la gracia cabra hueona – terminó de relatar mientras yo moría de vergüenza.

-Pato, erís el mejor con los chiquillos, te quiero, oye y ¿El hueón de Yamin era rico al menos?

-Mas feo que la cresta, mira te mando por facebook la foto.

Tenía miedo de volver a ver a mis compañeros que había joteado, a los que me había comido y a los que había dado jugo extremo. Finalmente cuando los vi, me huevearon en algunos carretes con bromas piolas, pero nada mala leche.

Moralejas:

-Cuando me curo extremo siempre me agarro hueones feos así que esa fue la última vez que he quedado dando jugo.

-Que amor los amigos que te cuidan y también los que no te juzgan cuando cometes errores

-Un par de personas por ahí dijeron que yo era “puta” y no entiendo por qué si ni siquiera cobré. Nunca le he dicho “puto, maraco o fácil” a un compañero cuando hace lo mismo.

-La más importante: nunca más dejé de dormir por una entrega de la universidad, la hueá insana, nunca más pasé de largo, aunque ya debo tener daño neurológico por esa semana del terror porque veo gente muerta y porque escribo en este blog.

One Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s