Hijo de Tigre

Hijo de tigre es el nombre de un fanpage-blog de facebook que escribe un hombre de seudónimo Mati.

Cuando lo descubrí me encantó su narrativa, su lenguaje y humor, imaginé un hombre bordeando los 30 años de edad, con una familia bastante atípica, crisis de la edad y asiduo escritor part-time.

https://www.facebook.com/hijodetigreblog?fref=ts

Un día, Mati descubrió mi fanpage de facebook y lo publicó en el suyo. Desde ese día iniciamos una cyber-amistad que se coronó anoche con nuestra primera cita.

El lunes les contaré que tal estuvo esa junta. Varios han leído este tiempo la tensión sexual generada en ambos a través del fanpage.

Hoy, luego de la cita llegué a casa, dormí, desperté y este fué nuestro chat:

– Hola Soltera…
– Hola Mati! Cómo llegaste a tu casa?
– Bien… bien… sí… pasé a comprar pan parece, tengo como cuatro kilos de marraqueta sobre el velador, no sé en qué estaba pensando… y compré palta también, mucha palta, no cacho en qué volá me fui…
– Lo de la palta lo hiciste para acordarte de mí, no me mientas jijiji.
– Obvio que sí, obvio que sí… Lo pasé bien anoche, fue mucho mejor de lo que esperaba.
– Sí! Yo igual! Sobre todo cuando estábamos en…
– Oye, pucha, disculpa que te interrumpa pero… ¿Subirás un relato de lo que pasó, cierto?
– Obvio que sí!
– Ah…
– Y tú también me imagino.
– ¿Yo? Ah… sí, sí…
– Qué buena! Contarás también “eso”? No se enojarán las MatiLovers?
– ¿”Eso”? Jajaja, no sé, no sé… quería pedirte un favor eso sí… ¿Puedo leer tu versión de la historia antes de que la subas?
– Sí, demás!
– ¿Y puedo leerla… ahora mismo?
– Es que la estoy escribiendo recién, me levanté hace poco, recuerda que nos despedimos hoy a las 7 am!, no seas apurón!
– Ah ya… ¿Y me puedes hacer un resumen? Así me inspiro para escribir mi relato, cachai.
– Pero Mati, qué querís que te resuma? Si es lo que pasó anoche, nada más, no inventaré ni una palabra.
– Ah, claro, claro… ¿Y más o menos qué situaciones relatarás?
– Mati…
– Sí, dime.
– Tienes borrones, cierto?
– ¡No, para nada! ¿Qué te hace pensar eso?
– ¿Te acordai cuando culiamos en el cajero automático que está al final de Pio Nono?
– ¡Sí po, obvio, cómo olvidarlo! ¡Fue la raja, lo mejor!
– Mati, era mentira… no culiamos en el cajero automático que está al final de Pío Nono.
– Pucha… ¡Ya, me pillaste! Tengo algunos borrones, está bien… ¡Pero nada grave, te lo juro!
– Te dije que el after en ese clandestino iba a ser demasiado.
– Sí, te debí hacer caso, pero… Oye.
– Dime.
– Lo más importante no lo he olvidado…
– En serio que no?
– Obvio, incluso soñé con eso.
– Qué lindo Mati! Y qué soñaste?
– ¡Con todo! Con lo que te pasó en la escalera, con la pelea entre los colombianos y los bolivianos, con el sofá-cama…
– Menos mal te acuerdas de eso, fueron los momentos más épicos…
– Sí, aunque también soñé algo medio extraño… estábamos en el clandestino de mi viejo, la hermana Luna nos estaba sirviendo pipeño directamente desde la garrafa a la boca, de pronto te manchaste la mejilla izquierda con un chorrito que se salió de control y entonces yo, galantemente, te limpié lentamente con mi pulgar. Al parecer te gustó mi gesto, porque me miraste con la cara más perversa que he visto y me dijiste al oído: “¡Mati… quiero shuparteee el pigoooo!”, Así tal cual, “Quieeero shuparte el piiiigo”… ¿Qué crees que significa?
– Ay Matías!
– ¿Qué tiene?
– Ya sabes po! pa’ qué soñai conmigo si sabis cómo me pongooo?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s