EL ARGENTINO

Brasil, 35 grados a las 7 pm. Estaba con mi polera pegada al tronco como una segunda piel y mi pelo sobre los hombros disimulando el sudor de las axilas, porque nunca mi cuerpo logró acostumbrarse a la temperatura culiá de ese país. Me iba a juntar con Fede, un argentino que conocí por couchsurfing y que me hospedaría algunos días en mi último mes en los brasiles. Había decidido vivir de esa manera tan itinerante porque me estaba quedando sin dinero y… o vivía en casas de desconocidos y tenía dinero para comer, o comía y dormía en la calle.

Fede estaba en Sao Paulo trabajando como profesor de física en una universidad, cuando aceptó mi solicitud de hospedaje en esa red social me pidió el facebook para que el chat fuera más fluido. Ahí fue cuando acordamos tomarnos un café antes de que fuera oficialmente a quedarme a su casa, para saber si nos llevamos bien o no.

Llegué al café, que no tenía wifi y Fede no llegaba. Yo no tenía número de celular allá, por tanto,  todo lo hablaba por facebook y como no podía comunicarme, me compré un té helado y un pastelito para esperar. Pasaron unos 20 minutos, yo pensaba “argentino reculiao me dejó plantada”, hasta que de repente veo un rubiecin de ojos azules, no muy alto, digamos 1.70 mts, nariz prominente, una camisa cuadrillé, bermuda de mezclilla y alpargatas de esas como las que venden en el supermercado. Los rubios no son mis predilectos pero él no parecía surfista gringo, sino, tenía una apariencia mas tierna e inocente.

Se acercó y me dijo “Soltera, ¿sos vos?”. Le dije que sí, que yo era y que se sentara. Ambos sonreímos y Fede me dijo nervioso “eeeh este, acabo de salir del laburo, la clase se alargó, perdonáme”, le dije que no importaba, que también me había atrasado y comenzamos a conversar. No sé si ubican ustedes a Pablo Zúñiga, es un ¿periodista? o conductor de TV que aparece de vez en cuando, me encanta por su humor absurdo, Fede de personalidad me recordó mucho a él, me molestaba diciéndome mapuche-cochina-comeregla con su rostro serio y yo lo molestaba porque él es judío así que recordé todos esos chistes de mierda de internet y se los decía mientras hablábamos de otras cosas, fue amor-bullying a primera vista (?). Dos horas después ya era de noche y la conversación parecía no querer terminar, Fede me dice que porqué no seguimos charlando en su casa, que queda cerca y así no nos echan del café, asentí con la cabeza mientras mi mentecita de soltera perversa pensó la ecuación “casa + yo = follar”.

Estando en su depa, puso un vinilo de Ella Fitzgerald, me dijo que le gustaba bailar swing y me levantó y enseñó algunos pasos, yo estaba acostumbrada a que los hombres me sacaran a bailar reggaeton ebrios a las 4 am, así que me encantó su delicadeza, me tomaba una mano y con la otra la cintura, luego se dió una vuelta como de trompo y sirvió vino. Nos sentamos en sillones distintos y volvimos a conversar. Vi una pistola para hacer burbujas al costado de una mesa, la tomé mientras Fede hablaba no sé qué huevada y llené el departamento de burbujas, muchas, miles, parecía que en cualquier momento aparecía Mickey Mouse diciendo “que hueá pasa acá que no me invitan”, empecé a reventarlas con la nariz sin escuchar lo que Fede decía y de repente vi que me miraba con cara de ternura, se acercó y nos besamos. Fué bonito porque estaba todo lleno de burbujas y la música y el vino… PEEROOO como ya saben como me pongo, las burbujas empezaron a reventarse y el vino me empezó a hacer efecto y empecé a desabrocharle la camisa y de repente ya estábamos a lo perrito, sexo canino guau guau y esas cosas.

Fue muyyy entretenido, no tenía el pico del porte de un moai pero funcionaba de lo más que hay – me salió rima jijiji – además me hacía sentir tan rica, que puta que calienta eso, nada mas matapasiones que un tipo follando “solo”, esto fue todo lo contrario. A veces los argentinos tienen mala fama de arrogantes, pero este era muy entregado y muy rico y muy muy… Luego de eso dormimos un ratito y me fui a la casa que arrendaba allá. Acordamos que volvería para mi hospedaje en 4 días más, los cuales pasaron, volví, estuve 5 días y naturalmente culiamos en cada rincón de ese departamento, yo creo que si pasamos una linterna de luz ultravioleta todavía se pueden ver óvulos míos ahí, haciendo patria.

Me fui y conocí otros chicos con los cuales también agarré y fueron otro capítulo de la historia. Con Fede seguimos siempre en contacto y cuando cachó que volví a la soltería, nuestros chat han sido más seguidos, una que otra selfie calentona por ahí nos mandamos hasta que me confirmó que sacó pasajes para venir a Chile.

Faltan 45 días… voy a hacer yoga y pilates este mes.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s