FIEBRE DE SÁBADO POR LA NOCHE

Anoche estaba carreteando con unos amigos de la universidad en una casa, de repente empecé a sentirme mal -aparte andaba con la regla- así que tipo 12 de la noche dije que me iba a mi hogar. Llegué a Baquedano a esperar la micro sandunguera – la 210 a esa hora es como estar en un bus de gira de estudios- y me senté al medio del transantiago, hacia el pasillo. Saqué el celular para escuchar música y me fui mirando por la ventana. En un momento me quedé pegada observando como una pareja media ebria discutía en la calle, ella le pegaba manotazos a él y la gente se arrimaba en círculo alrededor de ellos para avivar la cueca. En un momento siento un tirón y como iba despistada, un flaite me robó el celular y salió corriendo, la micro cerró la puerta, siguió andando y no alcancé a reaccionar. Me hicieron un lanzazo. Como iba media enferma me dió lo mismo, al siguiente paradero el tipo al lado mio, un gordito vestido deportivamente -no entiendo esos gordos que se visten de NIKE pero no hacen ejercicios- se paró y bajó, así que me senté al lado de la ventana y saqué un libro para leer ya que no tenía celular. Era raro, la gente iba fumando adentro, con el mejor Wisin, Yandel, Daddy, Romeo Santos y todos esos perversos por alto parlante, gritando, haciendo el caño en los fierros del timbre, algunos peleando “oeee pero oeeee le dai colooor gila culiá” y yo, leyendo, como una isla al medio de la jungla.
Unos minutos mas tarde se sienta un hombre de barba de unos 30 años, blanco, ojos verdes, con una chaqueta verde militar, y saca un libro también. Hice como que me refregaba el ojo para cuartearlo mejor y vi que era LO mino. Finjí seguir leyendo, pero no me podía concentrar. En una le pregunté la hora – como estaba sin celu- y cerré el libro. El tipo lo vió – era de Raymond Carver- y me dijo “ohhh me gusta caleta Carver, mira estoy leyendo este”, yo no cachaba su autor pero dije “aaah si, también lo he leído, tiene cosas que me gustan y otras no” – diciendo cosas obvias y generales para no salir pillada y que él creyera que estamos en una conexión cósmica universal-. Me atrajo mucho, pero no de la cochiná, onda con ganas de hacerle el amorcito, no de “shupaaarle el pigooo en la calle” como me pasa a menudo. Nos fuimos hablando el resto del viaje, que fueron unos 20 minutos aproximadamente. Él se bajó antes y me pidió el facebook. Cuando estuvo abajo de la micro, miré por la ventana, se despidió y yo le hice un gesto con las manos muy de maricacoquetaenamorá, llegué a casa, me miré al espejo y estaba del terror, pintura corrida, cara de enferma, ojeras gigantes, frizz a lo Mafalda y pensé que era mejor aún, porque la próxima vez que nos veamos voy a ir tan mina que le va a dar cáncer a la vista por la radiación de belleza que voy a pegar (jiji). Antes de dormir googlié su libro para no pecar de ignorante y acepté su solicitud de amistad.
Hoy desperté y le hablé por chat. Me gustó del verbo “holi, ¿Vayamos al cine?” …
Y eso, vamos a ir al cine el miércoles, a ver la película de Karadima, yo lo invité, no le dije que ya la había visto cuando me respondió “ohhh tengo unas ganas de ver El Bosque de Karadima”. Ojalá no esté pololeando, o sea gay, o tenga supersida o me friendzonee al toque, o sea un cafiche, o que se tenga que ir de Chile en una semana más o que …

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s