Shrek

Casi siempre que salía con un hueón me lo agarraba, las únicas veces que no me comía a un tipo era porque con su edad era ilegal, o era pariente o ambas juntas. Aunque el macho no me gustara físicamente mi mentecilla empezaba a negociar después de una conversa, razones para agarrármelo, porque puta, no sé po, es rico tirar. Claro que no siempre acostandome sino unos besos locos afuera del bar pa’ no ser descortés, pa no ser cagá po. La cosa es que hubo una etapa en la que de verdad estaba maraqueando mucho más de lo que quería realmente así que inventé una técnica, cada vez que tuviera una cita o un carrete con gente trecetreceable iba a ir con el peor calzón de la vida, cosa de no terminar follando por vergüenza mas que sea, ya que necesitaba que mi anfibio descansara un tiempo o iba a venir la alcaldesa de Providencia a clausurármelo.

Puta fué la peor técnica de la vida, porque cuando uno quiere follar y salta la liebre no importa nada (por algo existe hasta el beso del payaso). Yo siempre he sido bien revolucionaria pero en esa etapa el único movimiento social que apañaba era la de la cacha libre y gratis (en cambio ahora tengo conciencia social jiji) así que nica me iba a dar pudor mostrar mi calzón de Piolín que tenía desde el mundial de Francia 98’ po.

Pero una vez fué mi vergüenza mundial, estaba shó en el preuniversitario corrigiendo unos ejercicios con el profe de biología con el que había harta química (notaron el juego semántico de “química? no sé por queeee no me dan el Altazor aún). Con él la tensión aumentaba cada clase así que para “cuidarme” empecé a ir con un calzón de Shrek… sí hueón de Shrek, que salía sonriendo con la media papada, y la hueá me la había comprado en la feria así que ni siquiera era verde, era azul porque las cosas pirateadas en este país no respetan ni el color original!… y así corregí un día hasta que fuí la última alumna preguntando dudas un martes 8.30 pm, cuando de repente el profe me dice de la nada “te encuentro guapísima” y me siguió corrigiendo como si nada… mi mente por dentro explotó y en vez de materia en el facsímil veía picos moviéndose por toda la página…acto seguido (no tan seguido, pero para hacerla corta) nos besamos, fuimos al baño de aquel preu con nombre de conquistador español y agarrámos en el lavamanos. Yo estaba de espaldas al espejo y él delante mio así que cuando me bajó el buzo (osea fuí hasta con buzo para verme menos “atractiva”, que nadie diga que no intenté safar!) vió por el espejo mi calzón y se puso a reír. Me lo subió, nos dimos unos besos locos medios desabridos que yo sospecho me dió por respeto no más y calabaza calabaza.

Al profe no lo vi mas, fuera de hueveo me dió plancha asistir a su clase otra vez, pero saqué 790 puntos en la PSU de ciencias específica de Biología. Cachense. (Igual no estudié ni una hueá con ciencias pero me sé todo el proceso de duplicación del ADN que espero tener que usar como consejera AVON algún día).

Moraleja: En tiempos de libido, vestirse decente hasta para ir a pagar al Servipag, ya que nunca se sabe donde saltará la liebre jijiji.

One Comment

  1. babydora

    Solteeee me encantai!!! Me RE cago de la risa con tus historias, me encantan tus chistes y como te auto-webeas 😀 así que te RE BANCO (me encanta esa expresión argenta), y me siento haaaarto identificada en algunas de tus historias o “tips” que ocupas para ciertas ocasiones. Yo también tengo mis calzoncitos para usar cuando ando con Andrés, bueno, supongo que todas los tenemos, aunque dudo de esas malditas que tienen la regla solo por tres días y hasta usan protectores diarios las muy malditas porque menstrúan como princesa. En fin, mi chón favorito para pasar la rulers es una weá gigante color amarillo patito que me regaló como a los 12 años una vecina desubicá media campesina (esa maldita costumbre sureña de regalar ropa interior pa las fechas importantes, sea a quién sea), y tiene una jirafa estampada ya toda descascará en todo lo que se llama zona de la raja. Para evitar qlearme a alguien ocupaba la misma técnica que tú y usaba ese calzón ordinario… Cuántas verguenzas pasé, pero filo, yo soy experta mundial en hacerme la weona en situaciones embarazosas olímpicamente, así que la weá pasaba “piola”. O sea, en realidad me tenía que hacer la jugá si andaba con ese calzón deforme, y me lo sacaba de una, rebelando el anfibio -como tú dices- y escondiendo la weaíta (calzón AMARILLO-JIRAFA) humillante a velocidad ninja dentro del pantalón o debajo de la cama. Pienso que al menos una tiene la decencia de avergonzarse por esa falta de glamour y trata de disimularlo de alguna forma, en cambio los hombres, qué? Dime que no te han tocado weones con calzoncillos que están como pa trapero, o quizá solo me ha pasado a mí, igual no creo, o sí? ayuraaaaa D:
    Saludos washita linda, sigue escribiendo tus cositas pulentas porque le alegras la vida a much@s ❤

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s