SÁBADO

Bueno, retomando los relatos del fin de semana largo pasado, cuento aquí mi última de aquellos días correspondiente al 2 de abril.

Desperté el sábado tipo 1 pm -nuevamente- con mi amiga luego de nuestro carrete-follón en el hostel con españolísimo y canadiense. Yo seguía con la misma ropa desde el jueves, -aplicando protectores diarios para no ser tan cochina- y sin dinero, así que todo se lo estaba pechando a mi amiguita.
Vimos una película de mierda de Adam Sandler, almorzamos fideos Maruchan, nos duchamos y nos pusimos buzo para rancear en casa las dos junto a su gato gordo. Recibí tipo 6 pm un whatsapp del canadiense “¿chicas que hacen hoy?, con España pensamos ir de rumba”, pero contrario al fervor de la juventud no tenía ganas -ni dinero- de carretear, ya había tenido mi cuota de cachita por el fin de semana así que compramos con mi amiga unas chelas para ver “la pelea del siglo” y no le respondí el mensaje. De repente a mi amiga le suena el celu y era un mensaje de Canadá también ( mírenla, le dió su número de celular!), con la misma pregunta y a mi me llega uno del españolísimo. En su foto de perfil de whatsapp se veía mas chico, así que le pregunté cuántos años tiene y el hueón me dijo que… ¡tiene 18!, que chucha comen en Europaaa hueóooon o yo no me di cuenta de su cara de cigoto por ebriaaa, estuve como a 2 meses de haberme ido presa por la cachita que nos pegamos. Sinceramente no me gustó que fuera tan niño, me imaginé carreteando en Kidzania con el loco o que se me perdía en Fantasilandia y me llamarían por alto parlante para ir a buscarlo, así que menos ganas me dieron de salir con ellos otra vez.

La pelea del siglo estuvo mas fome que el canal de la monja, así que nos vestimos y decidimos ir a tomarnos algo a Bellavista que nos quedaba como a 4 cuadras. Cruzando el puente nos compramos unas soyas porque esos maruchanes aparte de ser cancerosos no llenan nada, y para mi mala suerte, a la mitad de la soya me aparece un pelo incrustado en la hamburguesa. Volví donde el punky a reclamarle, encima este tipo era pelao’ entonces imaginé que el pelo era un vello de la axila, igual cuando se lo dije me miró con cara de “tómese su litio mijita”, en fin, me devolvió la quina y pasé a comprarme de esas pizzas falsas que venden en la calle y AY MI CIELO, había un grupito de 4 muchachines, 3 de ellos muy hermosos y el otro, bueno, em, simpático, y me preguntaron donde estaba la calle Constitución.
Como no teníamos con mi amiga nada mejor que hacer, les dijimos falsamente “aahhh justo ibamos para alláaaa”, y nos fuimos caminando con ellos, les dimos nuestros nombres y puta parece que mi cupido se tomó un demerol esa noche porque el único que me trecetreceaba era el feo. Definamos feo: se parecía a DJ Black pero mas flaco. El más mino se joteó a mi amiga, a pesar de haber dicho él que estaba pololeando, pero bueno, mi amiga en sus vidas pasadas se portó súper bien así que asumo que en esta se puede descarrilar un poqui. Llegamos a un bar piola y los chicos nos pidieron que nos sentáramos con ellos, aceptamos sin mucho trámite y nos quedamos tirando la talla y tomando. Cabros hueones simpáticos se pasaron… A la cuarta piscola y segundo mojito DJ Black ya no era ná feo, se parecía más a DJ Tequierocomerenelbaño, además era el mas chistoso de todos así que le empecé a chocar el piecito debajo de la mesa jijiji.
Piecitos iban, piecitos venían… a las 4 am ya estábamos on fire, mi anfibio parecía planta carnívora (ya quisieras estas metáforas, Cortázar) pidiendome alimento, vi que mi amiga se comió al mijito rico que tenía polola y puta, no sé como describir esta parte pero DJ Black me dijo “¿vamos a un motel?”, cuando todavía ni agarrábamos, así que le dije que teníamos que tirar en el baño primero para ver si daba para algo más… y eso hicimos…fuimos al baño y para mi sorprais DJ Black sin polera era deliciosoooo, que paja que de caracho sea ahí no más, tirao pa catástrofe natural, además estoy segura que le faltaba un diente pero él me dijo que no, que sólo los tenía separados, como Madonna.
Luego de eso le dije que yo andaba pato así que si quería ir a un motel, él debía pagar o aplicábamos baño del bar no más, se azorronó y fuimos a un 5 letras bacán, yo esperaba una especie de “motel-okupa”, pero nooo, con decirles que en vez de darnos maní Acuenta, nos dieron piezas de sushi, ¡buena volá DJ Black!

Comenzamos a agarrar hasta que me bajó el calzón y al ver que tenía un protector diario puesto me preguntó si acaso andaba con la regla y le dije que no, que sólo estaba cochina… no me hizo mas preguntas y follamos y puta que lo hace bien DJ Black hueón ohhhhh! aunque le di besos en todas partes menos en la boca porque me daba risa su anti-diente. Y pasaron las horas, dormimos un rato, despertamos y pagó mas horas y seguimos dándolee hasta que el domingo mientras llenaba la tina de hidromasaje les escribí en este fanpage un miniresumen del finde jijiji.

Que nadie diga que soy superficial, me comí a un huevon más feo que orgasmo de Eduardo Frei porque me conquistó con su humor. ¡Viva Chile, vivan los feos, mar para Bolivia, cambio de gabinete, cambio de paradigma!…
*Los “feos” deberían hacer un colectivo tipo “Feos Furiosos” donde les digan que si el caracho no los acompaña, sean tela, no podís ser feo y pesao po, no podís darte ese gustito.

Cuando nos despedimos, pasé a buscar las cosas al depa de mi amiga y fuimos a pasar la tarde a la casa de otros amigos y les conté la historia, les mostré el facebook del tipo e hicieron memes con su cara. No me importó tanto su cara, sino como usaba su lengua.
JIJIJI.

2 Comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s